13 de junio de 2010

Bien, misión iniciada.

Emma entró en la discoteca dejando a Tommy con la palabra en la boca, sabía que él no tardaría mucho en buscarla.
Sus amigas le ametrallearon a preguntas, a las que ella respondía con un simple Dejádmelo a mí o todo a su tiempo, chicas. Estaba feliz así que, para celebrarlo, se dirigió junto a Naiara -su mejor amiga- hacia la barra y pidieron un 43 con lima para cada una. Con sus respectivos vasos en la mano se dirigieron al centro de la pista riendo a carcajadas por una de las burradas que acaba de soltar Naiara, para variar.
- Eh, mira allí arriba - dijo Naiara señalando con la cabeza hacia la cabina del Deejay.
Emma levantó la vista poco a poco, a la vez que le volvía a meter un trago al vaso, siempre había mantenido un toque de misterio. En la cabina, preparándose para ser el siguiente en pinchar, estaba Tommy. Ella sonrió.
-Es verdad, que el chaval es deejay... - dijo Emma tranquilamente.
- Claro, no lo sabías, ¿no? - respondió Naiara dándole un codazo amistoso en las costillas y riendo.
- ¿Sabes cuánto tiempo va a estar pinchando?
- Pues no sé, espera un momento y te digo. - Emma le guiñó un ojo y Naiara se alejó mientras acababa de pronunciar la frase, fue hacia el grupo con los que habían venido y a los dos minutos ya estaba al lado de Emma.
- Dice Derek que acaba dentro de una hora y cuarto, o sea, a las doce y cuarto lo tendrás todo para ti. - dijo Naiara aclarándose la garganta y poniendo los ojos en blanco.
- Idiota... - respondió Emma dándole un trago a su cubata.
En poco más de una hora sabía que Tommy iría en su busca, no es que fuese creída, ni mucho menos, pero era un chico que siempre llegaba hasta el final de todo y Emma sabía que ella no iba a ser menos.

Oro + oro = oro x2

1 comentario:

Arenas dijo...

Me gusta un montón.
Emma seguro es una gran chica, me encantaría conocerla.